Milagros de amor

Por: Rafael Martell Ferral

Continuación…
En cuanto al asunto del “chip”, omitimos todo comentario, ya que nosotros solo nos ocupamos de lo físico, sin considerar cosas de espíritus, fantasmas y otros cuerpos incorpóreos, introducidos por potestades “invisibles” en partes de circuitos electrónicos.
Todo lo anterior, inmediatamente me fue informado por Penélope. Su voz entrecortada por la emoción me produjo el sentir que puede experimentar el preso que, por muchos años, estuvo encarcelado, y que finalmente, le informan que ya está liberado. Para darle el control a sus emociones, controlé mi voz a tono normal libre de toda histeria; no sin pedirle que estuviera presente en la entrega y cuidado de mi cuerpo, previo a mi incorporación a él. Al día siguiente a mi entrega, ya estaba yo con ella paseando, con su brazo unido al mío, por los amplios jardines de su mansión…

¡Compre Semanario Líder, a la venta los Lunes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: