Terror en el quirófano

Por: Rafael Martell Ferral

La carta que nunca llego a su destino esperado.
Capitulo 3.
Yo, Abinadí Cetjnas, mexicano y mayor de edad, con el debido respeto le informo de los hechos siguientes. Lo hago con el ánimo vacilante de la persona no habituada a cruzar correspondencia con personas de alta investidura como la que usted, que como jefe de Estado Federativo, encarna. Lo que me alentó decididamente fue su imagen de Gobernador: carismática, sencilla como la de todos los hombres del pueblo. Poseo una fotografía de usted tomada en una de sus giras. Es bastante elocuente y quedará para la historia. En ella se le ve en pleno chubasco chapoteando el agua; ¡bien mojado y descalzo!
Ahora bien, como resultado de cuatro prostactetomías quede en estado de castración, ya que me extirparon las vesículas seminales a demás del corte de los nervios de la próstata…

¡Compre Semanario Líder, a la venta los Lunes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: