Terror en el quirófano

Por: Rafael martell Ferral

CAPITULO 6
-Lagrimas de impotencia. –

Finalmente llegó lo que tarde o temprano tenía que llegar; el momento que sus almas, habiéndose trenzado en dulce coloquio y despojadas de todo prejuicio convencional, decidieron su futuro. Aconteció que cierta tarde que Michelle reposaba después de haber tomado una ducha refrescante, llegó Abinadí al departamento. La vio que estaba con los ojos cerrados, mas no dormía. Sin abrir los ojos quedamente le dijo:
-Te he estado esperando toda la tarde; en un momento que me quedé dormida y empecé a soñar que vagábamos en un valle de vegetación muy hermosa. Había arroyuelos de aguas cristalinas; podían verse los pecesillos plateados que jugueteaban en el fondo, en tanto que otros se asomaban a la superficie intrigados por nuestra presencia. Los árboles proyectaban sus sombras vivificantes. Nos sentíamos vagar por las veredas de un imaginario paraíso.
Pero ¿qué crees que pasó? No obstante, poco todo gradualmente empezó a cambiar, sintiéndose en el ambiente algo siniestro. Luego se escuchar voces que hacían mofa de nuestra alegría, enfatizando la idea de que pronto moriríamos por una causa ignorada…

¡Compre Semanario Líder, a la venta los Lunes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: